PROFETISMO BÍBLICO Y HIP HOP CUBANO. TESTAMENTO RENOVADO PDF Imprimir Email

Valoración del Usuario: 4 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella inactiva
 
Escrito por Johan Moya Ramis. Imagen: Camilo Salvador Díaz de Villalvilla Soto   

Camilo Salvador Díaz de Villalvilla Soto1-En el principio… 
Durante siglos la palabra y la musicalidad de sus sonidos se han legitimado como elementos generadores de una simbiosis casi inseparable en el fenómeno de la comunicación. Esta unidad ha dado lugar a una conjugación, donde la voz y el discurso mediante el uso de rimas o versos libres, constituyen un canal a través del cual hombres y mujeres expresan sus emociones, inconformidades, dudas y temores relacionados con realidad y el mundo que les rodea. Uno de los movimientos culturales que se ha constituido baluarte de dicha expresión es el Hip Hop y su música el Rap. En sus antecedentes, el Hip Hop es considerado un movimiento sociocultural urbano. Su aparición tiene lugar en los barrios marginales de la Ciudad de Nueva York alrededor de los años 60 del pasado siglo XX. Pero el verdadero auge del Hip Hop como movimiento social surge durante los años 80 en los EE UU; fenómeno que llegó a nuestro país en los 90, alcanzando una identidad propia en los umbrales del nuevo milenio. Por otra parte, el Rap, puede definirse como una expresión cantada-hablada en un verso libre sobre una base musical muy "dura" que incluye «una teatralidad e incisiva comunicación a través del gesto, en el movimiento de las manos, preferentemente deícticos, y la expresividad del rostro que subraya el contenido del texto» (Hernández, 1999: 46). «Es estrategia hablada que problematiza la experiencia vivida» cuyo fin era «representar la experiencia cotidiana de la marginalidad, la pobreza, la violencia y la discriminación. Los especialistas consideran que hay que buscarlos en el culto rastafari y en el disc-jockey jamaiquino que animaban las fiestas horas y horas hablando y comentando encima del disco con características de entonación y estilos muy propios para la comunicación»(1).

 

Sin embargo, hurgando un poquito en la historia, se puede constatar un dato interesante que lleva a reflexionar si en verdad los raperos fueron los primeros en utilizar esta mezcla de habla poetizada para expresar su inconformidad contra los males sociales. Esta duda surge al encontrar que tienen una conexión profunda, en muchos aspectos, con un grupo social milenario, de cual se habla y se cita con frecuencia en los predios socio-religiosos: lo profetas del Antiguo Testamento. Quizás muchos se pregunten lo siguiente: ¿Qué tiene que ver un profeta bíblico con un rapero? ¿Cuáles son los puntos en común de dos sujetos sociales tan distantes en el tiempo y el espacio? Para ello se hace necesario un pequeño recorrido por las características de los profetas del Antiguo Testamento y poner de manifiesto algunas visiones erróneas que existen sobre lo que era ser profeta en el antiguo medio oriente.

2-El profeta más allá de sus roles teológicos
A juicio de muchos, cuando se escucha hablar acerca de qué o quién era un profeta, se suele pensar en ese hombre elegido y tocado por Dios (o los dioses, dependiendo de la cultura) con la misión inexorable de comunicar un mensaje divino, que casi siempre anunciaba un castigo o condenación próxima, producto de males y errores cometidos por hombres y mujeres de determinado lugar geográfico, ya fuese una tribu, pueblo o nación. Por lo que los condenados debían proceder al arrepentimiento de sus malos actos so pena de atenerse al castigo divino y sus terribles consecuencias, estas últimas, en ocasiones, descritas por el mismo profeta. La fuente escrita más cercana y difundida en nuestra cultura que habla acerca los profetas es la Biblia, sobre todo en su primer gran volumen de libros conocido como el Antiguo Testamento (2).

De hecho, gran parte de esta compilación de libros está llena de narraciones y hechos atribuidos a grandes profetas, que en el vasto campo de los estudios históricos y teológicos tienen una gran relevancia. Sin embargo, existe una zona del quehacer profético que ha sido descuidada, el importante rol que jugaban en los cambios sociales de su tiempo. Además de anunciar acontecimientos futuros de carácter catastrófico o tener visiones, también eran las voces de los excluidos, los marginados y tenían un papel en la denuncia contra los desmanes, la desigualdades sociales, el poder de los más ricos sobre los más pobres. Creo pensar que este aspecto no ha sido muy difundido por el profundo impacto social que siempre ha tenido esta relectura de la Biblia, enfocada sobre estos roles poco apreciados en estos personajes históricos llenos convicción en su mensaje y su fe, que muchas pusieron en riesgo vidas, como es el caso de Isaías, Jeremías, Amós, Daniel, por sólo citar a algunos.

Avanzando en el tiempo hasta nuestros días podemos comprobar que la voz de aquellos hombres excepcionales no se apagó. Su legado se afirmó en las voces que se han alzado en el mundo bajo este estandarte. En el campo de la política podemos citar a figuras como Gandi, Martin Luther King Jr, Malcón X, monseñor Oscar Arnulfo Romero, entre otros. En la literatura podemos citar al escritor argentino Rodolfo Walsh, y al uruguayo Eduardo Galeano, el primero desparecido durante la dictadura en Argentina por el Grupo de Mecánica de la Armada, y el segundo que vivió exiliado durante años por sus ideas. En la música no podemos dejar de citar al chileno Víctor Jara, que aun con sus manos cercenadas alzó su voz ante sus verdugos. Otro movimiento que no puede ser pasado por alto en este aspecto es precisamente el Hip Hop y su música emblemática el Rap. Se debe aclarar que no es interés de este artículo referirse a la música Rap como producto comercial que los mass media muestran en un alud de chicas que solo saben mover el trasero voluptuosamente en animosa esclavitud sexual, y a tipos musculosos en plena ostentación narcisista de cadenas de oro y platino, mesas llenas de dinero, autos lujosos y mujeres de silicona. No. El presente trabajo está enfocado, en primer lugar al Rap en su verdadera génesis como música que surgió en los barrios bajos de New York, y que ha trascendido hasta nuestro patio con voz e identidad propia como protesta a la marginación y la exclusión de determinados grupos socales, y en segundo lugar, al Hip Hop como cultura de la resistencia, que vive y respira en pie de guerra, anuncia y denuncia la injusticia social, y el abuso de las clases privilegiadas sobre los de abajo, los que campean por sus derechos con la palabra, no con armas, ni con represión psicológica. Por lo que mediante una justa analogía, considero que se puede tender un puente hermenéutico entre dos tiempos, y dos sujetos históricos aparentemente distantes: Aquellos profetas del Antiguo Testamento, y los raperos cubanos de hoy, comprometidos con su realidad sociopolítica.

3-Hip Hop cubano, luces y sombras
No se pretende aquí contar la historia del Hip Hop en Cuba, sus orígenes, su pasado, su presente; ni tampoco dar diagnósticos sobre su futuro. Sobre esos temas hay muchísimo material publicado por especialistas del tema (3). A manera de síntesis, puede decirse que en Cuba el Hip Hop ha pasado por distintas etapas, algunas bastante oscuras y confusas. Para nadie es un secreto que en sus inicios los músicos que gustaban hacer Rap no tuvieron muy buena acogida por los medios, ni por los órganos estatales encargados de custodiar el discurso vigente a través del cual se expresan los valores ideológicos de nuestra sociedad. La dinámica del movimiento Hip Hop era contestataria, e incitadora en todos sus puntos de vista, desde el breakdance con sus movimientos acrobáticos y llenos de contorsiones que parecían desafiar la ley de la gravitación universal de Newton y algunas más de la anatomía humana, pasando por lo extravagante en la vestimenta y la gestualidad de los raperos, a lo que también se le sumaba el impacto que su discurso dejaba en la audiencia. Una vez superado lo que pudiera llamarse el período estético conceptual anglófilo del Rap en nuestro país (intensamente censurado por críticos y músicos), los raperos cubanos comenzaron a reencontrase con la esencia rebelde del movimiento Hip Hop. En realidad no era muy difícil, el panorama cubano con sus virtudes y defectos era un escenario más que propicio para ello: crisis económicas que desembocaban en sistemáticos eventos migratorios, por una parte, y en marcadas diferencias sociales por la otra. Esta última, situación, que lejos de disminuir o desparecer, a pesar de los grandes esfuerzos por parte los actores ideológicos de nuestra sociedad, comenzó a ser evidente, y afectar a grupos sociales que ya se consideraban así mismos marginados por cuestiones de raza y género. Hasta ese momento no había existido un movimiento musical que pudiera canalizar esas inquietudes. La música popular cubana en ninguna de sus formas llenaba ese espacio, y cuando lo hacía era a manera de sátira. La Nueva Trova, aunque tenía sus atisbos críticos, pasaba por estos temas de manera muy superficial, o muy hiperbólica. El tema tenía que tratarse de forma directa y con madurez, no a manera de catarsis. El Rap tenía todos los ingredientes para ello; pero los raperos cubanos tuvieron que crecer ante disímiles de dificultades, entre ellas, fundamentar con argumentos sólidos sus mensajes, para que estos no quedaran a medio camino entre la pluralidad de niveles de realidad y de percepción de la audiencia rapera y no rapera. Por otra parte, algunos de los músicos más talentosos, buscando su inserción en los medios de difusión en nuestro país, abandonaron la esencia del discurso del movimiento Hip Hop en aras de su comercialización(4), no obstante, aunque debe seguir madurando, el Hip Hop autentico y “real” en la actualidad, es poseedor de fuerza y un discurso revestido de una rica mezcla de elementos musicales de nuestro patio, fusionados con backgrounds originales, que se hacen sentir cuando alguna forma de iniquidad social es denunciada a viva voz mediante el flow de Aldo, El B, Papá Humbertico o la gente de Escuadrón Patriota, bajo la premisa de que ningún sistema social está exento de errores, y el nuestro no es la excepción.

Es este el punto álgido donde igualmente, en el pasado, se alzaba la voz de los profetas.

4- El profeta en su contexto
Para muchos el Antiguo Testamento es un corpus literario complejo, y no está errado quién así lo percibe. En este trabajo me voy a remitir exclusivamente al enfoque histórico crítico en lo referente a los profetas, dejando de trasfondo la exégesis y la correspondiente hermenéutica, ya que no son los factores teológicos los que priman a aquí, aunque el peso de estos se deja ver en la continua relación de causas y efectos que movían a estos hombres sobre la base de la visión personal que tenían de la divinidad en su relación con la vida cotidiana de los mortales. Ya he dicho con anterioridad que el profeta no sólo cumplía roles de vidente, sino también como agente activo en las transformaciones y los cambios sociales de su época. Para tener un cuadro claro del tema, se debe aclarar que en el panorama histórico del Antiguo Testamento, existían dos clases de profetas. Por una parte, estaban los profetas centralizados, u oficiales, que respondían a los intereses y conveniencias de la clase dominante, y por otra, estaban los profetas de la periferia, o itinerantes, los cuales no gozaban de los espacios oficiales para hacer oír su voz y expresar sus mensajes, estos últimos llenos de proclamas y denuncias ante los males sociales en su contexto. El profeta periférico se expresaba en espacios alternativos, improvisados, rara vez en zonas oficiales, y cuando hacia esto último era porque las instancias mayores lo convocaban a ello, oportunidad esta que algunos(5) no desaprovechaban para expresar sus ideas en contra de cualquier situación, hecho o norma político religiosa(6) con las que no estaba de acuerdo, a riesgo de su propia vida(7). En el Antiguo Testamento, los profetas periféricos tienen una profunda conciencia del momento histórico que vivía su pueblo, de los males que le acosan, de los errores cometidos y sus consecuencias, algunas verdaderamente trágicas. Estas demandas no solo tenían un matiz teológico como se puede interpretar tras una lectura literal y superficial de los textos bíblicos, sino que tenían profundas repercusiones políticas, sociales y culturales para las personas implicadas, sobre todo en la población más pobre y desplazada. Por lo cual no eran bien vistos por las figuras del poder, que en la mayoría de los casos querían eludir o hacer caso omiso del mensaje transmitido por el profeta itinerante, contrarrestándolo con el mensaje de un profeta oficial, en el mejor de los casos, o dañado su reputación o atentando contra su vida.

5- ¿Rapeaban los profetas?
Las únicas armas que poseían los profetas eran la palabra y la convicción de su mensaje. Pero éste mensaje no era transmitido de forma llana o lineal, y tampoco con grandes artilugios retóricos. La cultura judía de aquellos días no conocía el sofisma de los griegos, ni las complejas elaboraciones retóricas que tenían lugar en el Agora helénica. El lenguaje era directo y concreto. Sin embargo, existía un elemento muy peculiar que le daba una distinción especial al discurso de estos hombres: las características de la lengua que hablaban: el hebreo. El hebreo en era la lengua más común entre las tribus de Israel que paulatinamente se fueron asentando en la región de Canaán, posteriormente llamada Palestina por los romanos. Esta lengua tiene sus raíces en las grupos lingüísticos de origen semítico, que surgieron a lo largo de la costa este del Mediterráneo, entre Egipto, Siria y Mesopotamia. Una de las distinciones más fascinantes de este idioma, se debe a la estructura fonética, la cual le otorga una rica musicalidad a la hora de su pronunciación, facilitando la improvisación rimada, ya sea en coplas, parábolas, o la intertextualidad de ideas; dando lugar a un lenguaje dinámico y de fácil comunicación entre los habitantes del territorio palestino en aquel entonces. Esta cadencia rítmica está bien presente en los salmos, el libro de Job, y especialmente en el cantar de los cantares, bloque bíblico literario dedicado eminentemente a la poesía sapiencial rimada. Pero también puede encontrarse en los disímiles mensajes que transmitieron los profetas, recogidos en los textos bíblicos. Esto sin dudas lleva a pensar que los discursos y denuncias hechas por estos hombres y mujeres contra los males sociales, eran transmitidos con el uso de la palabra rimada, provista de sonoridad musical con la propia voz, recurso este que le daba vigor al mensaje que deseaban transmitir, por lo que no era raro que captaran casi siempre la atención de las multitudes. Curiosamente, como ya hemos visto, estos mismos elementos son los que hacen que el discurso del rapero (salvando las distancias tecnológicas) imprima en la mente de sus oyentes el contenido de su mensaje. Tras lo anteriormente visto, es válido hacerse otra pregunta curiosa ¿tenían flow los profetas? Este criterio puede considerar se acertado atendiendo a las palabras de Tony EMM(8), cuando dice que el flow se da «cuando se aprecia virtuosismo, elegancia, soltura, cambios de acentos, y una excelente dicción; en la fusión constante y melódica de las palabras que se ponen de manifiesto en el discurso», aspectos estos que sin dudas caracterizaban el discurso comunicacional de los profetas contestatarios.

6-Opción por los pobres y justicia social
Otra zona de confluencia que puede verse, tanto en los textos bíblicos proféticos como en las letras de las canciones de los raperos, son los mensajes profundamente comprometidos con la justicia a los desplazados sociales. La similitud en el contenido discursivo de ambos es notoria. A continuación podemos ver esto con mayor claridad al comparar el contenido de algunos textos bíblicos con fragmentos de canciones de raperos cubanos.

a) «…Pues la justicia del hombre prioriza intereses. La avaricia crece y siempre la parcialidad tiene un precio…» (Los Aldeanos)
«Consuma a los que convierten el juicio en ajenjo y echan por tierra la justicia». (Amos 5:7)

b) «…¿Por qué a varios sectores se les margina y se les rechaza? Si no se respetan los criterios, esta nación no avanza. Pero entonces se desata la injusticia. Y es un peligro hablar y el miedo te paraliza…» (Escuadrón Patriota)

«... Como la fuente nunca cesa de manar sus aguas, así nunca cesa de manar su malicia; injusticia y robo se oye en ella; continuamente en mi presencia...» (Jeremías 6:7)

c) «…Inventan leyes abusivas, te tienen a su merced. Nuestras opiniones no se escuchan opinando que las revoluciones son para el pueblo» (Escuadrón Patriota)
«…¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben la tiranía, para apartar del juicio a los pobres y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo…»! (Isaías 10: 1,2)

d) «…Quieren gritar su dolor pero no pueden Porque el terror impuesto le arrancan lo poco que tiene Piden justicia y eso no se logra ver…» (Escuadrón Patriota)
«... Se unen contra la vida del justo, y condenan a muerte al inocente... Se unen contra la vida del justo, Y condenan a muerte al inocente...» (Salmo 94:21)

e) «…Las demandas del país son tantas sin tanta investigación: Desigualdad, carencia, poca alimentación, hacinamiento, incomunicación, represión, generación desorientada, banalidad, separación, racismo, destrucción y una lista sin definición…» (Escuadrón Patriota)
«... Codician los campos y los roban; codician las casas y las toman. Oprimen al hombre ya su casa, al hombre ya su heredad. ...» (Miqueas 2:2)
«... Pues yo sé que muchas son sus transgresiones y graves sus pecados: Oprimen al justo, aceptan soborno y rechazan a los pobres en la puerta de la ciudad...» (Amos 5:12)

f) «…Camino por las calles y soy visto como un demente. Para muchos no encajo, soy raro y diferente. Alguna gente se burla de mi aspecto; disparan carcajadas pero yo callo y perdono su ignorancia…» (Papá Humbertico)
«…cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí. Porque cuantas veces hablo, doy voces y grito: violencia y destrucción. La palabra de Dios es confusión en mi camino…» (Jeremías 20:7)

Esto tan sólo es un ejemplo entre tantos otros que pudieran citarse. El contenido de estas palabras, siempre ha sido incendiario tanto en el pasado, como en el presente. Estas denuncias hacían que los profetas periféricos no fuesen bienvenidos en las cortes de los reyes, ni en las autoridades de los pueblos, ni tuviesen un espacio para ser escuchadas. En más de una ocasión fueron censurados, perseguidos y marginados. Del mismo modo que el movimiento Hip Hop y los raperos cubanos comprometidos en la lucha contra las asimetrías sociales, no gozan de espacios oficiales, de publicidad, producción discográfica, y mucho menos la difusión de los medios para expresar su sentir, y esto último no es precisamente por falta de audiencia.

7- Profetas y raperos, hermanos de causa más allá del tiempo
Tras lo anteriormente visto, no hay dudas que estos dos sujetos sociales están conectados por más de una razón evidente. Así como el mensaje de los profetas traspasó las fronteras del pueblo judío y se universalizó tras la expansión del cristianismo, también hoy día el Hip Hop tiene un carácter universal que desborda fronteras lingüísticas y culturales, y encuentra un lugar en cada sujeto que desee expresar lo que siente, sin que el espacio geopolítico lo límite. La causa que defienden raperos y profetas es la misma, aunque el contexto haya cambiado. Su forma de hacerlo es similar, salvo los medios tecnológicos empleados, pero la esencia de sus mensajes los conjuga, los atañe, los hermana. Esta analogía, no sólo pretende arrojar más luz sobre los profetas bíblicos, sino también, iluminar los orígenes de un género musical, el cual es deudor de aquellos hombres y mujeres cuyos versos llenos de clamor y protesta están reflejados en los textos bíblicos. Una relectura a la luz de lo aquí propuesto, nos puede brindar una doble visión renovada, por una parte, de los profetas del Antiguo Testamento en su defensa de la verdad mediante el uso rimado de la palabra, y la otra, sin pecar de reduccionistas, dirigida hacia un enfoque renovado en la genealogía del movimiento Hip Hop, cubano y universal, a la hora que los estudiosos y críticos del tema vayan tras la punta de la hebra, en busca de esa mítica frase que dice así En el principio…

Notas:
(1) Hernández, Grisel. Rapeando… ¿a lo cubano? Revista Clave. Año 1. No. 2. 1999,47
(2) Algunos Teólogos suelen llamarle Primer Testamento.
(3) Ver la bibliografía al final
(4) Muchos pasaron a hacer reggaeton.
(5) Uno de los casos verídicos de un profeta periférico que eludía los espacios oficiales, sobre todo cuando era convocado por estos, era Jeremías. Su situación social era bien delicada, ya que, situando a Jeremías en el contexto actual, sin dudas sería lo que hoy se conoce como un disidente al cual se le acusaría de traición a la patria por anexionista. Jeremías sabía que el reino de Judá estaba perdido ante la superioridad militar Babilónica, por lo que instaba a los principales de la nación a parlamentar con el alto mando de Nabucodonosor II para preservar la ciudad y las vidas humanas. Pero en medio de un errático fervor nacionalista, los líderes de la nación confiaron en una alianza militar con Egipto. Jeremías fue duramente castigado en más de una ocasión por sus declaraciones, incluso estuvo a punto de morir en varias ocasiones. Sin embargo, la historia le dio la razón a Jeremías. El ejercito babilónico derroto a las tropas egipcias en Karkemish, quedando el reino de Judá a merced de las escuadras babilónicas, las cuales tras varios ultimátum de Nabucodonosor II a las autoridades de Jerusalén, terminaron irrumpiendo y saqueando la Ciudad Santa.
(6) En la época a la que me estoy refiriendo la política y la religión iban juntas de la mano.
(7) Tal es el caso de Elías y los profetas de Baal, estos últimos bajo el mando de Jezabel, mujer del Rey Acab.
(8) Percusionista, ex integrante del grupo Manigua, coordinador del festival alternativo de Rap Puños Arriba y miembro de la Comisión Depuradora.

Bibliografía
Biblia Reina Valera, 1960. Ed. Caribe. Florida, USA.
Chavez, Moises: Diccionario Hebreo-Español. Mundo Hispano, 2001
Calle Real 70: Documental. Joaquín Ruiz Quintanal y José Miragal. Mixer de Medios, 2008.
Fernández, Ariel y Diamela Fernández. Alamar no aguanta más. Reflexiones acerca del 8vo festival de rap cubano. Revista Movimiento, año 1, No 1.
Hernández, Grizel. Rapeando… ¿a lo cubano? Revista Clave. Año 1. No. 2. 1999, pp. 47.
Hip Hop cubano desde el principio: Documental
de Vanessa Díaz. Sinior Thesis. New York University, 2005.
Letras de canciones de Los Aldeanos y Escuadrón Patriota en www.música.com consultado el 13/02/2013.
Los usos sociales asociados a los conciertos de Hip-Hop en Ciudad de La Habana. Tesis. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, 2008.

New Strong's Exhaustive Concordance of the Bible
© 1990 Thomas Nelson Publisher
Papá Humbertico. Aquí estoy. CD: Rap-activismo. Real 70. La Habana, 2006.
______________. Si los ves. CD: Redención. Real 70. La Habana, 2009.
Tickner, Arlene. El hip-hop como red transnacional de producción, comercialización y reapropiación cultural. Revista Temas No 48 octubre diciembre del 2006.
Tony EMM. La Comisión Depuradora (inédito)
________. Modismos Lingüísticos en el Hip Hop (inédito para proyecto de revista Flow que nunca llegó a concretarse.
Vine. E. W. Diccionario Expositivo de las Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento. Verbo Divino, 2012.

 

Otras Opciones